Sí, las reglas están cambiando.

¿Ser capaces de adaptarnos a los cambios es importante?

Si estás atento en tu camino al trabajo de 8 horas o más verás a un grupo de personas haciendo actividades que normalmente a ti te da tiempo hacerlas sólo los fines de semana. Hace unas mañanas me encontré a personas haciendo “footing” y puede que te encuentres a una persona paseando a su perro, a otra haciendo ejercicios en su bici o simplemente leyendo un parque. Incluso si vas por la costa podrás ver a otros en sus bote. Te has preguntado alguna vez ¿Qué hacen esas personas para ganarse la vida? Puede que sea lunes, martes o cualquier día de la semana en la mañana y estás en pleno atasco en la carretera. Te preguntarás además ¿No deberían estar esas personas en camino al trabajo como yo?

Pues amigo mío, debo decirte que cada vez hay más y más personas  tomando enniño Manzana cuenta la alternativa de trabajar desde casa. Esas personas están rompiendo las reglas. Esas reglas seguidas por décadas de levantarse temprano, ir al trabajo y estar tantísimas horas en él. Luego llegar a casa e ir a la cama y al día siguiente vuelta a empezar y repetir ese proceso de semana en semana. Esas “reglas” que se han anclado a nuestra cultura por años y que resultan muy difíciles de romper, se han convertido en un hábito y es lo que se ve como normal. Estas reglas son la razón del miedo a romper con lo “normal” y por ello muchos se frenan a emprender por cuenta propia.

Te recomiendo que leas a Robert  Kiyosaki en su libro “Padre Rico Padre Pobre”. En el mismo, se explica una de las razones fundamentales por las cuáles esto sucede.  Esto tiene que ver con el sistema educativo. Por décadas nos han enseñado a estudiar, graduarnos y salir a buscar buenos empleos y con ello aquella  tan ansiada seguridad. En otras palabras, nos han enseñado a trabajar por dinero en lugar de hacer trabajar el dinero para nosotros. Esto a muchas personas les sonará muy raro, ¿verdad? Claro, La mayoría de la gente ha crecido con la mentalidad de ir a la escuela, conseguir un trabajo seguro e ir ascendiendo dentro de la “escalera corporativa”. ¿Te suena? Cualquier desviación en este plan pudiera recibir una severa decepción para padres, familiares y compañeros. Sin embargo, cada vez más personas están cambiando la mentalidad al respecto.

networkingHoy en la mañana he conocido a un matrimonio con el cual he entablado conversación y por supuesto que salió el tema del “trabajo y ¿a qué te dedicas?”. Me preguntaron y les contesté muy tranquilamente que tenía un negocio propio que llevaba desde mi casa y no te voy a negar que me miraron con poco de asombro y rápidamente me preguntaron que si necesitaba a alguien porque su hijo pequeño de 18 años, recién graduado de electromecánica había sacado excelentes resultados en su escuela y a pesar de ello no encontraba trabajo porque le pedían experiencia. Piensa en ello.

Sí, amigos míos, los tiempos están cambiando y tú debes cambiar con el tiempo. Si te quedan anclados viejos hábitos puede que no te encuentres con ese trabajo  fijo… o sí. Si esto último sucede, puede que con el tiempo te sigas preguntando qué hacen esos “extraterrestres” trotando o montando su bici mientras tú estás en un atasco por la autopista.  Es simple la pregunta: ¿Quieres cambiar?

¡Créelo, sí se puede!

Te agradecería mucho tus comentarios. Son muy importante para nosotros. Si te ha gustado el artículo, compártelo con otras personas.

Ramón Casate

Acerca de: Solo hace tres años Georgina y Ramón Casate iniciaron la carrera de Marketing de Redes. Comenzaron sin experiencia previa, sin apenas conocer personas y con una situación económica desfavorable. Hoy continúan haciendo crecer el negocio y ayudando a muchas otras personas a lograr grandes resultados. Puedes entrar en contacto con ellos en rcasate@ramoncasate.com

Imágenes cortesía de FreeDigitalPhotos.net

PD: Si quieres recibir otros artículos como éste, solo debes entrar tu nombre y correo electrónico en la parte superior derecha de nuestro sitio web.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *