Pero…¿Tengo que vender?

Pero…¿tengo que vender?

Muchas personas odian la palabra vender y a continuación te hablaremos de las razones por las que esto podría suceder pero antes que eso te queremos hablar de algunas cosas que debes tener en cuenta. Sobre todo nos referimos a algunas cosas conceptuales.

En primer lugar cuando hablamos de la palabra negocio, ésta implica ofrecer algo: un servicio o un producto. Por lo tanto, si estás pensando en construir un negocio desde casa…pues sí, la palabra vender tendrás que tenerla presente.

Pero, yendo mucho más allá de la palabra negocio, si te pones a pensar en la vida cotidiana, todos de una forma u otra vendemos. ¿no crees? Mira, piensa en tu primera cita, o en el día que fuiste a una entrevista de trabajo o simplemente en tu día a día. ¿Realmente crees que no estás vendiendo? Pues sí, estás constantemente vendiendo. Tu imagen vende, tus zapatos venden, tu olor vende, tu sonrisa, tu forma de hablar, tu forma de caminar, de expresarte y de mirar. Todo en la vida es vender, aunque no haya, en un inicio, intercambio de dinero. ¿Entonces, crees aun que no estás vendiendo? En realidad sí porque has querido que “te compren”. En una entrevista de trabajo, en una cita con otra persona, vistiéndote de la manera que te gusta; quieres que te quieran, quieres ser querido, quieres venderte.

ID-10031596Ahora bien…¿Por qué es que le tenemos tanto pánico a la palabra vender? Pues porque muchos han adquirido ese concepto de forma equivocada. Para muchos la palabra vender significa aprender dos o tres cualidades o beneficios del producto o servicio que ofrecer y a partir de ahí, hablar, hablar, hablar, hablar  y hablar más hasta que le vendas a la persona que tengas delante. Para muchos vender significa ir puerta por puerta buscando clientes haciendo la misma función: hacer que una idea nuestra se convierta en idea de la persona que tenemos delante. Eso, amigo mío, ya ha quedado en la historia.

Con hablar sin parar lo único que estamos logrando es más rechazo del prospecto o de la persona que tenemos delante. ¡Y no te digo nada si además de hablar, solo lo hacemos acerca de nosotros y de lo maravilloso que somos junto con el producto que vendemos! Señores, si sólo hablamos y no dejamos hablar, nunca sabremos lo que piensa la persona que tenemos delante y ni siquiera si está abierta a escucharnos y a comprar.

Vender no es hablar sin parar sino hablar con la dosis adecuada y en el momento justo. En otras palabras vender es decir ciertas palabras, en el tono adecuado y en el momento oportuno. Es más, ¿qué te parece la idea de en lugar de hablar, preguntamos? ¿Crees que si preguntamos podremos conocer más a la persona que queremos que nos compre? Estoy seguro que estás de acuerdo conmigo. Por lo tanto a partir de hoy lo que debemos es hacer preguntas. Haciendo esto, ganaremos más. No diremos sino preguntaremos. ¿Estás de acuerdo? En lugar decir:

–       ¡Trabajar desde casa te puede dar mayor libertad de tiempo y podrás complementarlo con tu vida familiar al tiempo que generas dinero!

Podríamos decir:

–       ¿Crees que trabajar desde casa te podría dar más libertad para poder atender a tu familia al tiempo que generas dinero?

ID-10061404Con la primera afirmación, estamos vendiendo una idea y hasta cierto punto imponiéndola y la persona te podría decir: Pero… si yo estoy perfectamente así. No aguanto las cuatro paredes de mi casa. ¿Cómo crees que puedo estar allí trabajando? Automáticamente con esa respuesta ya hemos creado una barrera que será muy difícil romper. Sin embargo, si en lugar de decirle, preguntamos; suena un tanto diferente porque estamos provocando que la persona se imagine haciéndolo y que te responda Sí o No en función del cuadro mental que se ha creado. Incluso, si te responde Sí, no debes lanzarte a vender más ideas sino…continúa haciendo preguntas. Para que con las respuestas sea la persona que tienes delante quien te diga lo que quiere y al mismo tiempo se sienta importante por estar siendo escuchado. Mira te diré algo: a la gente le gusta comprar y sentir que es él o ella quien está tomando decisiones. A nadie le gusta que nos impongan ideas o sentir que nos están presionando. Por eso aquí algunas claves:

  1. De ahora en adelante no diremos sino preguntaremos.
  2. Hablar de nosotros mismos…lo justo y necesario. Deja que la persona sea quien se exprese y quien se sienta importante.
  3. Haz lo posible no por vender sino porque sea la persona que decida si quiere unirse contigo en el negocio, la que quiere comprarte. Eso lo lograrás creando valor en la persona y logrando que la persona se sienta bien contigo.
  4. Ayuda a las personas a tomar decisiones que son importante para ellos. Descubre primero lo que necesita para saber si le podrás ayudar y después haz que descubra que tú, o lo que tienes es su solución pero…que lo diga él o ella, no tú.

Con esto nos despedimos por hoy. Es un tema fascinante y que lo seguiremos tratando en artículos futuros. Solamente te pregunto algo que hemos aprendido en estos años:

–       ¿Qué prefieres cazar o ser la presa y que te cacen?

Finalizaremos este artículo de hoy con ésta pregunta y te dejaremos con esa reflexión. Como verás es una pregunta muy abierta. Ya lo sabemos. Piensa en ella. Además si tienes alguna respuesta déjanos tus comentarios. Siempre serán bienvenidos. Por nuestra parte, también lo haremos e incluso, publicaremos un artículo con nuestro punto de vista al respecto. Además, si te ha agradado éste artículo, compártelo con tus amigos en Facebook y otras redes sociales.

Un saludo,

Ramón Casate

¡Créelo, sí se puede!

Acerca de: En el año 2009 Georgina y Ramón Casate iniciaron la carrera de Marketing de Redes. Comenzaron sin experiencia previa, sin apenas conocer personas y con una situación económica desfavorable. Hoy continúan haciendo crecer el negocio y ayudando a muchas otras personas a lograr grandes resultados. Puedes entrar en contacto con ellos en rcasate@ramoncasate.com.

PD: Si quieres recibir otros artículos como éste, solo debes entrar tu nombre y correo electrónico en la parte superior derecha de nuestro sitio web o hacer esto mismo accediendo al enlace siguiente: http://my.gvovideo.com/rcasate/bienvenida/

Imágenes cortesía de FreeDigitalPhotos.net

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *